The Highwaymen - The Very Best (2016)

jueves, 23 de noviembre de 2017

RETRATO DE CARLES PUIGDEMONT "AVANT LA LETTRE"


El catalán es un fugitivo. A veces huye de sí mismo y otras, cuando sigue dentro de sí, se refugia en otras culturas, se extranjeriza, se destruye; escapa intelectual y moralmente. A veces parece un cobarde y otras un ensimismado orgulloso. A veces parece sufrir de manía persecutoria y otras de engreimiento. Alterna constantemente la avidez con sentimientos de frustración enfermiza. Aspectos todos ellos característicos del hombre que huye, que escapa. A veces es derrochador hasta la indecencia y otras tan avaricioso como un demente; a veces es un lacayo y un insurrecto, a veces un conformista y otras un rebelde…
JOSEP PLA (1897-1981)
Recogido del diario ABC, 23/11/2017

viernes, 10 de noviembre de 2017

UNA DUI CON FRENO Y MARCHA ATRÁS


Carme Forcadell, presidenta del Parlament de Catalunya -investigada por delitos de rebelión, sedición y malversación de caudales públicos- fue interrogada ayer por el Tribunal Supremo, junto a otros cinco integrantes de la Mesa del Parlament.
Forcadell -una de las muñidoras y ferviente defensora de la DUI (Declaración Unilateral de Independencia)- se echó atrás y depuso ante el juez que la declaración de independencia no tenía ningún efecto práctico y que en realidad era una cosa simbólica. ¡Ah, vaya, acabáramos! O sea que todo era una broma. Pues avisen, hombre. ¿Se lo han pasado bien? Me alegro, pero ahora nos tendrán que explicar cómo piensan arreglar el desaguisado. No, mejor no expliquen nada, córtense, ya lo arreglaremos entre todos como podamos.
Forcadell ha asegurado al juez que acepta el 155 y que, a partir de ahora, acatará la Constitución y la ley (la cárcel asusta, ¿eh?). En las redes sociales dice cosas bastante diferentes. 
El juez le ha impuesto la prohibición de abandonar el país (el país es España, por si a alguien le queda alguna duda), la obligación de comparecer semanalmente ante el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya y ante el Tribunal Supremo siempre que sea llamada, además de retirarle el pasaporte.

Mientras tanto, el señor Puigdemont (el que se piró) sigue dando la vara por Europa con discursos cada vez más desquiciados. Este muchacho acabará en el psiquiatra, si no al tiempo.

miércoles, 8 de noviembre de 2017

DE CÓMO A LA REALIDAD SE LE PUEDE DAR LA VUELTA COMO A UN CALCETÍN


En este caso, sudado y maloliente.

Declaraciones del señor Puigfelón... Puigmamón... Puigmelón... (lo siento, no me sale, como se llame), estos días en Bruselas:

• En ningún momento hemos eludido ninguna responsabilidad. [¡Jooder!]

• Tenemos un objetivo de cara al 21 de diciembre: ante esta emergencia nacional es urgente hacer un núcleo democrático que desenmascare el bloque del 155. Si no, no podemos avanzar los que estamos por la defensa de Cataluña y las instituciones. [Lo tienen claro]

• Puede ocurrir que sea un presidente de la Generalitat preso. Hoy la dignidad ya está entre rejas o en Bélgica, donde estamos defendiendo la dignidad. [Claro, por eso no les hacen ni caso y están deseando que "se abran" de allí]

• Todos sabemos que podemos acabar en la cárcel. [No lo dude, amigo, es lo que suele ocurrir cuando se incumplen flagrantemente las leyes]

Puigdemont después de que le negasen perpetrar un mítin en las instituciones europeas:
• ¿Cómo está Europa tan pendiente de Polonia y Hungría y no le pregunta al Estado español si respetará los resultados del 21 de diciembre? [¿Los respetarán ustedes? Porque si no es así, ya saben lo que les espera]

• ¿Cuánto tiempo vas a seguir mirando hacia otro lado, Europa? Evitando mirar a este golpe de Estado, al maltrato de nuestros colegas encarcelados, que son cargos electos. [¿Golpe de Estado?, ¡quién fue a llamar puta a la Zapatones! Amigo Puig... usted, el artículo 155 está para aplicarlo en casos como éste, figura en la Constitución y lo votaron ustedes también]

• Señor Juncker, señor Antonio Tajani, ¿Es esta la Europa que nos invitáis a construir? ¿Una Europa con un Gobierno encarcelado? [Un gobierno que ha incumplido todas las leyes del Estado, de su propia Comunidad, una por una, y hasta los reglamentos de su propia cámara de representantes, dígalo todo]

Reto a Bruselas:
• ¿Aceptarán o no los resultados de los catalanes, si deciden apoyar al Parlamento y la elección de la independencia? Los ciudadanos tienen el derecho a saber si su elección libre va a ser respetada. [No se me vaya por las ramas, si siguen empecinados en declarar unilateralmente la independencia les volverá a caer el 155]

• Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea:
No veo que el Estado de derecho esté siendo violado por las autoridades españolas. Creo más bien que los que no respetan el orden constitucional español están violando la ley.

Por mi parte, no añadiré nada más.

viernes, 3 de noviembre de 2017

TODOS A LA CÁRCEL


Excepto, de momento, el ex president Carles Puigdemont, que dijo (o lo pensó): "Mi paz os dejo, mi paz os doy, arreglaos como podáis, que yo me voy". Y se piró. A Bruselas. Con cuatro de sus ex consellers. Y allí anda, montando numeritos un día sí y otro también. Los belgas deben de estar hasta las narices.
En fin, veremos en qué acaba el sainete. Nos vamos a divertir (quien se divierta).

lunes, 30 de octubre de 2017

LA MAYORÍA SILENCIADA (QUE NO SILENCIOSA) VA RECUPERANDO LA VOZ EN CATALUÑA

Todos estos años de afonía inducida comienzan a quedarse atrás poco a poco (no seamos ansiosos) y la voz va recuperándose.

miércoles, 25 de octubre de 2017

ENS DEUEN UNA EXPLICACIÓ


Com més aviat millor. No maregem més la perdiu.

Ens deuen una explicació

Les coses comencen a posar-se al seu lloc a Catalunya. Però no cadascú és al seu lloc. Alguns ens deuen una explicació.

Quan dic que les coses comencen a posar-se al seu lloc no pretenc insinuar que la crisi catalana està en vies de solució. Malauradament, la convivència civil i el progrés social i econòmic estan seriosament afectats, trigaran a recuperar-se. El dany és considerable i les ferides sempre cicatritzen lentament.

L'aplicació del famós article 155 de la Constitució segur que generarà tensions i insubmissions. Tot això encara està per veure i probablement les emboscades als col·legis del l d'octubre es repetiran en contextos molt diferents. Puigdemont acatarà la seva destitució? Abandonarà mansament el seu despatx del Palau de la Generalitat? Com rebran alguns funcionaris els seus nous superiors jeràrquics? Sens dubte, hi haurà de tot. Alguns estan desitjant que arribin, d'altres dubten sobre quin paper han d'adoptar, uns tercers els veuen com a objectius que cal combatre.

Aquests nous superiors hauran d'utilitzar molt de tacte i mà esquerra, limitar-se a assegurar que les lleis es compleixin i no excedir-se en l'objectiu per al qual han estat designats: restablir l'ordre constitucional i garantir que l'Administració pública ha de servir “amb objectivitat els interessos generals” i actuar “amb submissió plena a la llei i al dret”, tal com prescriu l'article 103.1 de la nostra Constitució. Després d'aquests anys d'arbitrarietat polititzada, de desprestigi oficial de la Constitució i de les lleis, dels jutges i les seves sentències, tornar al funcionament regular de les institucions no serà una tasca fàcil ni còmoda.

No obstant això, insisteixo en la primera idea: les coses comencen a posar-se al seu lloc. A què em refereixo? Al fet que algunes mentides, postveritats (o puigveritats, segons l'acudit de moda) comencen a revelar la seva absoluta falsedat. Alguns, molts, de fet, ja argumentàvem contra aquestes falses idees i fets, però després en sortien d'altres que, impertèrrits, les afirmaven com a certes amb una seguretat sorprenent: tant polítics, com experts (sic), periodistes, columnistes o tertulians. Bombardejaven diàriament els seus lectors i audiències amb enganys a l'estil goebbelsià i, com que aquest sistema de propaganda no falla, el bon home del carrer, és a dir, una immensa multitud que confia que allò que diu la majoria és la veritat, els feia cas i s'ho creia.

L'economia catalana havia d'experimentar una excitació impressionant amb la independència. Ara sabem que les empreses fugen, les inversions es retreuen i l'horitzó és molt pitjor que abans. Tot això sense independència, només per por de la seva mera possibilitat. També deien, sense despentinar-se, que Catalunya té dret a l'autodeterminació, a decidir el seu futur com a Estat separat d'Espanya. Fins i tot la llei de referèndum, aprovada tan irregularment el 6 de setembre, com qui diu fa quatre dies, té com a objectiu regular el dret d'autodeterminació de Catalunya. Autoritats incontestables de la comunitat internacional han respost recentment que Catalunya no reunia, ni de bon tros, les condicions per ser subjecte del dret a l'autodeterminació. També certs espavilats sostenien que un nou Estat català es quedaria a la Unió Europea. A Oviedo ho van desmentir divendres Juncker, Tajani i Tusk, els tres actuals caps visibles de la UE, durant el solemne acte del lliurament dels premis Princesa d'Astúries.

En realitat, no calia fer aquestes declaracions per desmentir-ho, ja que en els últims anys se n'havien fet moltes altres, qualsevol que sabés una mica d'economia i dret sabia perfectament que els defensors de l'independentisme mentien, mentien sense parar, demostraven amb enganys la seva deshonestedat intel·lectual. Em refereixo sobretot als considerats experts, als professors d'economia, de dret públic, de ciència política, de relacions internacionals. I si alguns mentien, molts altres callaven, s'escapolien i amagaven el cap sota l'ala, mentre conservaven càrrecs públics molt ben remunerats o aspiraven a exercir-los.

Doncs bé, tots aquests personatges tenen nom i cognoms, podríem fer-ne la llista. Són, per acció o omissió, els autors intel·lectuals d'una aventura perillosa i inútil que ha portat Catalunya a un atzucac, ha deteriorat la convivència civil entre catalans i amb la resta d'espanyols, ha perjudicat el progrés econòmic i social, ens ha fet fer el ridícul davant del món i ha compromès el nostre futur. No se'ls ha de perdonar, tanta irresponsabilitat no els ha de sortir gratis, com a mínim ens deuen una explicació. 
El País, edición Cataluña, 25/10/2017

_______________________________________

Nos deben una explicación

Las cosas comienzan a ponerse en su sitio en Cataluña. Pero no todos están en su sitio. Algunos nos deben una explicación. 

Cuando digo que las cosas comienzan a ponerse en su sitio no pretendo insinuar que la crisis catalana está en vías de solución. Desgraciadamente, la convivencia civil y el progreso social y económico están seriamente afectados, tardarán en recuperarse. El daño es considerable y las heridas siempre cicatrizan lentamente.

La aplicación del famoso artículo 155 de la Constitución seguro que generará tensiones e insumisiones. Esto todavía está por ver y probablemente las emboscadas a los colegios del 1 de octubre se repetirán en contextos muy diferentes. ¿Acatará Puigdemont su destitución? ¿Abandonará mansamente su despacho del Palau de la Generalitat? ¿Cómo recibirán algunos funcionarios a sus superiores jerárquicos? Sin duda, habrá de todo. Algunos están deseando que lleguen, otros dudan del papel a adoptar, unos terceros los ven como objetivos a combatir.

Estos nuevos superiores habrán de utilizar mucho tacto y mano izquierda, limitarse a asegurar que las leyes se cumplan y no excederse en el objetivo para el que han sido designados: restablecer el orden constitucional y garantizar que la Administración pública debe servir "con objetividad a los intereses generales" y actuar "con sumisión plena a la ley y al derecho", tal como prescribe el artículo 103.1 de nuestra Constitución. Después de estos años de arbitrariedad politizada, de desprestigio oficial de la Constitución y de las leyes, de los jueces y sus sentencias, volver al funcionamiento regular de las instituciones no será una tarea fácil ni cómoda.

Ello no obstante, insisto en la primera idea: las cosas comienzan a ponerse en su sitio. ¿A qué me refiero? Al hecho de que algunas mentiras, posverdades (o 'puigveritats', según el dicho de moda) comiencen a revelar su absoluta falsedad. Algunos, muchos, de hecho, ya argumentábamos contra estas falsas ideas y hechos, pero luego venían otros que, impertérritos, las afirmaban como ciertas con una seguridad sorprendente: tanto políticos, como expertos (sic), periodistas, columnistas o tertulianos, bombardeaban diariamente a sus lectores y audiencias con engaños al estilo goebbelsiano y, puesto que este sistema de propaganda no falla, el buen hombre de la calle, es decir, una inmensa multitud que confía en que lo que dice la mayoría es la verdad, les hacía caso y se lo creía. 

La economía catalana iba a experimentar una excitación impresionante con la independencia. Ahora sabemos que las empresas huyen, las inversiones se retraen y el horizonte es mucho peor que antes. Todo esto sin independencia, sólo por miedo a su mera posibilidad. También decían, sin despeinarse, que Cataluña tiene derecho a la autodeterminación, a decidir su futuro como un Estado separado de España. Incluso la ley de referéndum, aprobada tan irregularmente el 6 de setiembre, como quien dice hace cuatro días, tiene como objetivo regular el derecho de autodeterminación de Cataluña. Autoridades incontestables de la comunidad internacional han respondido recientemente que Cataluña no reunía, ni mucho menos, las condiciones para ser sujeto del derecho a la autodeterminación. También ciertos espabilados sostenían que un nuevo estado catalán se quedaría en la Unión Europea. En Oviedo lo desmintieron el viernes Juncker, Tajani y Tusk, los tres actuales cabezas visibles de la UE, durante el solemne acto de la entrega de los premios Princesa de Asturias.

En realidad, no hacían falta estas declaraciones para desmentirlo, ya que en los últimos años se habían hecho muchas otras, cualquiera que supiese un poco de economía y de derecho sabía perfectamente que los defensores del independentismo mentían, mentían sin parar, demostraban con engaños su deshonestidad intelectual. Me refiero sobre todo a los considerados expertos, a los profesores de economía, de derecho público, de ciencia política, de relaciones internacionales. Y si algunos mentían, muchos otros callaban, se escabullían y escondían la cabeza bajo el ala, mientras conservaban cargos públicos muy bien remunerados o aspiraban a ejercerlos.

Pues bien, todos estos personajes tienen nombre y apellidos, podríamos hacer la lista. Son, por acción u omisión, los autores intelectuales de una aventura peligrosa e inútil que ha llevado a Cataluña a un callejón, ha deteriorado la convivencia civil entre catalanes y con el resto de los españoles, ha perjudicado el progreso económico y social, nos ha obligado a hacer el ridículo ante el mundo y ha comprometido nuestro futuro. No se les debe perdonar, tanta irresponsabilidad no les ha de salir gratis, al menos nos deben una explicación.
Traducción de Joan Ningú

domingo, 22 de octubre de 2017

ALGUNOS SIGUEN CONFUNDIENDO INTENCIONADAMENTE LA REALIDAD CON SUS DELIRIOS PARA INTENTAR LIAR A LA GENTE. MIENTE, QUE ALGO QUEDA.


¿Por qué hacer caso a la realidad si vivimos estupendamente anestesiados con la posverdad?

Las mentiras deliberadas de Podemos

En un estudio reciente de psicología cognitiva, Briony Swire-Thompson (Western Australia University) planteó a dos millares de ciudadanos estadounidenses un par de afirmaciones sobre una creencia absurda: ‘Las vacunas provocan autismo’ y ‘Donald Trump afirma que las vacunas provocan autismo’. Los partidarios de Donald Trump asumían la afirmación con una convicción plena cuando llevaba el nombre de su ídolo político. Al hacerles comprender su inconsistencia, rectificaban, pero unas semanas después, tras volver a plantearles la cuestión, de nuevo creían ciegamente en las palabras de Trump. El estudio de Swire-Thompson documenta, como concluye Yudhijit Bhattacharjee en National Geographic, “la ineficacia de la información”. Y esto es lo que inquieta ante mentiras como la campaña de Podemos sobre el Procés. No que mientan con un descaro equivalente al de Trump sobre las vacunas, sino que hay cinco millones de almas dispuestos a creer aquello que enarbolen Iglesias y sus pretorianos.

Cuando ayer Echenique proclamó que “se ha suspendido la democracia”, descargaba la primera de las balas diseñadas ad hoc para el momento crítico del 155. Ese mantra atravesó las redes sociales como si fuera la tamborrada de Calanda. Sería inútil detenerse a razonar, como en el estudio de Swire-Thompson, que en una democracia suspendida Podemos no daría esas ruedas incendiarias, o que por la tarde no se habría convocado una manifestación de organizaciones lideradas por dos acusados de sedición, o que Puigdemont no tendría una comparecencia a su gusto en televisión, o no se respetarían escrupulosamente los plazos del 155 a riesgo de perder la iniciativa... Todo esto es sencillamente obvio. Podemos ha desplegado una batería de mentiras deliberadas, eslóganes de laboratorio perfectamente medidos, sin escrúpulos, para alcanzar sus objetivos. Irene Montero: “PP-PSOE-Cs usan la C78 para romper los puentes”. Ramón Espinar: “Rajoy quiere humillar a Cataluña”. Echenique: “Felipe VI ha reiterado que se posiciona políticamente con el PP”. Es inútil perder el tiempo. Ellos saben que mienten, y a los suyos les vale así.

Podemos ha encontrado, en el procés, el combustible para volver a hacer carburar sus planes cada vez más gripados. Tras la trayectoria excitante desde las elecciones europeas de 2014 a las generales de 2016 sin sorpasso, la perspectiva de alcanzar sus objetivos en las urnas ha continuado desfalleciendo. De ahí su apuesta en Cataluña. Tiene sentido: si tu objetivo pasa por desacreditar el Régimen del 78, el procés es una oportunidad de oro. El 155 efectivamente puede ser el final del statu quo de los consensos del 78. Por eso se han lanzado a proclamar ese mensaje. En Podemos no sólo especulan con un Govern junto a ERC, sobre todo han entendido las oportunidades en este río revuelto. Y el fin justifica los medios., como dicta el leninismo elemental. Ellos no ocultan su objetivo, y de ahí su contribución decidida al nacionalpopulismo. No son idiotas. Los estudios de Yeling Yang o de Nobuhito Abe ya mostraban el alto nivel de conectividad cerebral en los mentirosos. Esto es una estrategia calculada que va más allá de mantras sectarios.

En cualquier partido se miente, va de suyo. Todos. La mentira no tiene color político. De Podemos lo que sorprende en este caso es la escala y el pragmatismo frío. Han cruzado todas las líneas rojas, incluso hasta socavar el Estado de Derecho. “La unidad de España no se puede construir a golpe de porra” (Iglesias). “Estrategia autoritaria con la complicidad de PSOE y Cs” (Montero). Todo vale, incluso Espinar advirtiendo “muchísimo cuidado con quien pacta el PSOE, que los que han fusilado nacionalistas en la historia de este país, nos han fusilado a los progresistas también”. Ayer trazaron un nuevo eje del mal: Bloque monárquico vs. España democrática. Este es el nuevo mantra. Apropiarse de la democracia frente a ese ‘bloque monárquico’ autoritario. En efecto, cualquier ciudadano sensato, con información básica y un mínimo desapasionamiento, debería refutar una campaña tan burda. Pero hay millones de almas que, como en aquel estudio de Swire-Thompson con Trump, van a creer a los líderes de Podemos sólo por ser sus líderes.
TEODORO LEÓN GROSS
El País, 22/10/2017